Es hora de decir la verdad

domingo 22 de marzo de 2020.
Nota0 Comentarios

A mediados de la semana Alberto Fernández recibió un diagnóstico del Ministerio de Salud sobre la evolución posible del coronavirus en el país. Se anticipan miles y miles de enfermos, y cientos y cientos de muertos. El estudio trascendió en parte, aunque no debía. Mejor no hablar de ciertas cosas. ¿O sí?

La cantidad de argentinos que desobedece la cuarentena permita dudar sobre la profundidad de las decisiones que se tomaron . ¿Alcanza con el aislamiento preventivo para frenar la transmisión del virus?

Hay funcionarios del Gobierno que se resisten a declarar el Estado de sitio , autorizado por la Constitución para momentos de conmoción social, para no “parecerse a De la Rua”. Fue el ex presidente de la Alianza el último que lo declaró y terminó escapando del poder en helicóptero. Alberto está lejos de eso y se viene mostrando como líder de la crisis. Por ahora prefiere reforzar los controles y apostar a la voluntad de la gente, sin ser tan estricto. Pero las próximas horas serán decisivas. Si los argentinos no entienden, habrá que frenar los movimientos de personas a como dé lugar . En ese caso no habrá ferreterías abiertas, una licencia que, según coinciden en el gobierno, fue un blooper de Alberto que solo sumó confusión. Si están abiertas las ferreterías, por qué no las pancherías, las bicicleterías o cualquier cosa.

En estas horas se vieron imágenes insólitas. En Palermo, señoras de setenta conversaban sobre las medidas en las plazas, mientras porteros de edificio saludaban a los vecinos que salían a pasear a sus perros, que de pronto parecían multiplicarse hasta el infinito. En Jujuy, la policía debió perseguir a un grupo de paseantes que disfrutaban del sol de la tarde en la plaza principal. En Tucumán, miles de habitantes de barrios carenciados se agolparon en la puerta de un hipermercado con las tarjetas Alimentar recién cargadas. Eran miles de personas, con chicos en brazos, con abuelas empujándose entre sí para defender un lugar en una cola de varias cuadras.

Esas postales de un país de locos, junto a la del joven infectado que se subió al Buquebus, obligaron a reforzar los controles en las grandes avenidas a partir del viernes por la noche . La Gendarmería y la Policía Federal empezaron por fin a frenar a los autos que iban y venían como si fuera un domingo. Pero el despliegue no parece suficiente para menguar el movimiento de personas, sobe todo en el conurbano, donde los barrios respiran en calles y veredas como si estuviéramos en feriado. “La gente tiende a salir a conversar en los espacios públicos”, dicen los intendentes. Son varios los que alertan, por lo bajo, que la Policía bonaerense no parece haber recibido órdenes claras de frenar el movimiento de personas. Axel Kiciloff, se sabe, es de los que resisten las medidas más duras de aislamiento.

Tal vez sea cuestión de horas hasta que aprendamos que esto es grave en serio. El miedo, lamentablemente, es el más efectivo ordenador social. En los próximos días estaremos hablando de la multiplicación diaria de infectados. También de los muertos. Y empezaremos a revisar algo que ya no es lejano: la cantidad de camas con respiradores, ¿alcanza para contener lo que se viene? El diagnóstico que recibió Alberto dice que no, que no alcanza. Tal vez sea hora de mostrar todas las cartas. De decir toda la verdad.


Nota aparecida en el diario La Nación, el domingo 22 de marzo de 2020 – https://www.lanacion.com.ar/opinion/es-hora-decir-verdad-nid2346229



RECOMEDADAS
Cuarentena para los inútiles con iniciativa 6 de abril de 2020.
Nota1 Comentario

Cuarentena para los inútiles con iniciativa

¿Somos buenos o somos malos? ¿Somos esos enfermeros que se la juegan cada día, esa cajera del súper que atiende…

Es hora de decir la verdad 22 de marzo de 2020.
Nota0 Comentarios

Es hora de decir la verdad

A mediados de la semana Alberto Fernández recibió un diagnóstico del Ministerio de Salud sobre la evolución posible…

Los Horribles – Operadores, espías y otras miserias de la política y el periodismo
4 de septiembre de 2019.

Los Horribles – Operadores, espías y otras miserias de la política y el periodismo

En un electrizante thriller político, Gerardo “Tato” Young retrata de manera magistral la red de influencias que somete a buena…